Gracias :)

lunes, 6 de diciembre de 2010

Hacer felices a los demás es el verdadero secreto de la felicidad

Una anciana se acercó a la ventanilla del coche con una sonrisa hipnótica. Sus ojos irradiaban la bondad más absoluta y su cara, muy morena, estaba notablemente ajada debido al paso de los años y, seguramente, también a la pena y la soledad. Era vendedora de rosas, como las que llevaba en su mano, frescas y de un rojo intenso, tanto como el interés que ella despertó en mí.


-Cómpreme una flor, se lo ruego -pidió con voz melosa-, su novia estará contenta.
-Señora, no tengo novia.
-Pues yo seré su novia -dijo dulcemente, sin dejar de sonreír.


La ternura de aquella buena mujer me caló tan hondo que le compré todo el ramo, abandonándole una cantidad de rupias equivalente al coste de muchos ramos más. Su expresión de alegría fue un hermoso regalo y me sorprendí contento y feliz al ver la sonrisa de aquella anciana, al pensar en su júbilo, en su ilusión. A partir de ahí empecé a percibir, de una manera intensa, lo placentera que es la acción de dar. Entregar sin esperar nada a cambio. Regalar pensando tan sólo en aquel que recibe.


Hacer felices a los demás es el verdadero secreto de la felicidad; no hay otro truco. Desprendernos totalmente de nuestros propios intereses y centrarnos en los de los demás y en lo que puede hacerlos felices. Ésa es la fórmula indiscutible para dar sentido a nuestra existencia, para bailar al compás marcado por el verdadero impulso de humanidad y vida.


Sonrisas de Bombay






Marina

5 comentarios:

  1. Me encanta tu blog!
    Te sigo, pasate por el mio si quieres, besos.
    http://soloseriamosmaquinas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Que buenas las fotos:D
    Me gusta tu blog! Pasate por el mio a ver que te parece,
    un beso guapa:)

    ResponderEliminar